Las patatas comercializadas al amparo de la Indicación Geográfica Protegida «Pataca de Galicia» o «Patata de Galicia», tras la certificación de éstas como aptas de acuerdo con el Reglamento, deben llevar una etiqueta numerada correlativamente, autorizada, expedida por el Consejo Regulador y con el logotipo oficial de la Indicación Geográfica Protegida. En las etiquetas y contraetiquetas figurará obligatoriamente la mención «Indicación Geográfica Protegida «Pataca de Galicia» o «Patata de Galicia».

Envases

Idioma